makisudotcom

Una vida entre lineas…

Archivo para la etiqueta “Viaje”

Vietnam, segunda parte

Primero quiero disculparme, pero mi computador está muerto y el que “tomo prestado” para publicar estaba en crisis existencial. En conclusión: Odiamos windows 8 y nos estamos acostumbrando a Ubuntu *respira lento y con resignación*

Ya ahora sí.

Después de Ho Chi Minh volamos a Hanoi, actual capital de Vietnam. Ahí estuvimos en el Old Quarter, que es la zona mochilera de la ciudad y desde ahí mismito nos pasaron a buscar para nuestro super crucero de dos días por Halong Bay, parada obligada para cualquiera que visite el norte del país.

halong 1

 

 

Se respira humedad…

DSCF2304

Nos llevaron a una cueva llamada “Sorpresa” esta es la primera cámara , pequeña y llena de gente.

DSCF2354

La segunda cámara es realmente grande, toma bastante tiempo recorrerla, aquí estamos cerca de la salida (agradezco no ser claustrofóbica)

DSCF2362

Y así se ve parte de la bahía al salir de la cueva en lo alto del cerro, ahhhh tan hermoso.

DSCF2388

A un costado del muelle estaba esta señora con toda su “mercadería”, Todos los animalitos estaban vivos en esos canasto en el agua. Personalmente lo encuentro regio, porque no hay pérdidas y todo está fresquito.

 DSCF2390DSCF2394

Un close up a las sabrosiciones…

En la tarde hubo una fiesta de la puesta de sol, en la que compartimos unas copas de vino y fruta, éramos 15 a bordo más la tripulación y estuvo todo muy tranquilo. Más de noche intentamos pescar calamares, estuve  a punto un par de veces, pero no lo logré. Un sueco que iba con nosotros sacó uno y hasta el día de hoy debe estar hablando de eso (maldito). Al otro día hicimos Tai Chi a las siete de la mañana, era gracioso mirar a los otros barcos y ver que todos estábamos haciendo lo mismo.

la fotoLa razón por la que mi mamá cree que soy alcohólica, en mi defensa era media copa de vino y la humedad hizo lo que quiso con mi pelo, aparte de todo Pablo no fue capaz de avisarme que estaba terrible de chascona :/

Y volvimos a Hanoi, en nuestro último día recorrimos un poco el centro. Hay un lago al que todos van y por alguna razón pagan por cruzar este puente. Había demasiada gente+calor= no gracias.

IMG_0831

El susodicho puente…

Cerca del lago vimos muchas parejas de novios en sesión fotográfica, también una pareja de pololos (?) discutiendo y ella furiosamente le tiró por la cabeza la rosa que él le dió.

En la tarde nos fuimos a ver al señor Ho Chi Minh. Ingresar al mausoleo es gratis, pero están prohibidas las cámaras, puedes llevarlas igual y allá hay una custodia muy segura donde dejarlas. Es lo más recomendable, pues el resto de las instalaciones son muy lindas y sí se puede tomar fotos.

DSCF2448

Aquí dentro duerme Ho Chi Minh, nunca antes había visto una persona embalsamada, yo insisto en que es una réplica de cera…

DSCF2447DSCF2400

Los jardines y al fondo “El palacio amarillo”, actual casa de gobierno de Vietnam.


Bonus track, Fuimos al museo de las etnias y vimos esto:

DSCF2464

Según Pablo; la mejor choza de todas…

DSCF2466

What are you looking at??!!!

 🙂

Lindo Vietnam, volvería un millón de veces, pero queda tanto mundo por conocer antes de…

Anuncios

Camboya, segunda parte

El último día que pasamos en Siemp Reap lo dedicamos a recorrer el centro de la ciudad, visitamos los mercados y vimos varias otras curiosidades locales:ImagenCocodrilos en poses raras, estos están saludando

Imagen

Frutas listas para llevar. Entramos a este minimarket como 5 veces sólo por el aire acondicionado 🙂

Imagen

Parrillada camboyana, lo único que comí aparte de piña. Estaba muy rica!!

Imagen

Sabrosos bichines, sólo para cándidos turistas.

Como a las ocho de la noche volvimos al hotel de Patrick a ducharnos y descansar un poco antes de partir en nuestro hotel bus. Nos relajamos en el mini spa y a las once salimos en tuc-tuc en dirección al “terminal de buses”. Pongo terminal de buses entre comillas, porque en realidad es sólo una agencia con sillas plásticas en la calle, para tomar el bus debes correr y preguntarle a todo el mundo si ese es el tuyo, porque nadie avisa. En fin, la foto de nuestros “asientos”:

Imagen

Qué es eso, una cama para hormigas???

Cuando Patrick dijo: “les escogí lugares en la parte de arriba”, nosotros nos imaginamos un bus de dos pisos, pero no! porque este bus made in Camboya tiene LITERAS dentro de un bus común y corriente, entonces te acuestas, cierras las cortinas y te duermes!! (pero manteniendo un ojo en tus pertenencias).

Después que nos acomodamos se subieron al bus unos chicos ¿Alemanes? y uno medía como dos metros y medio y el pobre no hallaba cómo doblarse para caber en la litera, y sus compañeros estaban con ataque de risa y el pobre rojo de vergüenza. Ay nos reímos tanto, lo bautizamos “origami man”.

A las ocho de la mañana llegamos a Phnom Penh, desayunamos como reyes y armados con mascarillas nos montamos nuevamente en tuc-tuc (después de una sufrida negociación) hacia el aeropuerto, que quedaba harto lejos la verdad.

Imagen

Desayuno junto al río  Mekong. Cuando salió fuerte el sol el mesero apretó un botón

y el techo se cerró sobre nosotros. Hazte esa restorán chileno!!

Y así se nos fue nuestra estadía en Camboya, nos faltaban sólo unas horas para pisar tierra Vietnamita…

El comienzo de un viaje…

He decidido comenzar este blog para dejar por escrito este enorme, enormísimo paso de mi vida, dejar el rol de hija para lanzarme por completo a la vida de adulta (o niña grande mejor). Con todas mis cosas embaladas esperando por el camión de mudanza y con un par de bolsos al hombro partí desde Copiapó a encontrarme con mi amor, con mi vida nueva y con  un enorme desafío para este par de pollos acostumbrados a su valle.

A Antofagasta los pasajes.

El día que elegí para venirme no fue el mejor de todos. Había marcha estudiantil y las calles estaban cortadas, el tránsito desviado, me quedaban 5 minutos para que partiera el bus y media ciudad que cruzar. A si es que no quedo otra; tomé los bolsos y partí corriendo. Sí, corrí y sudé y casi se me fue la vida mientras un carabinero me decía que tenía que cruzar por otro lado (demás está decir que me lo pasé por donde sospechan). Al final llegué al terminal medio muerta cuando me avisaron cordialmente que el bus aun ni siquiera llegaba, porque la marcha lo había alcanzado apenas entró a la ciudad (si, corrí en vano).

Después de estar dos horas  esperando ( que me sirvieron para recuperar el aliento) y 8 horas de viaje junto al extraño de pelo largo llegué por fin (YAY)

Ahí me esperaba él, que había llegado unas semanas antes para arrendar un depa.

Ahora ya llevamos seis meses aquí, buscamos hasta encontrar el lugar perfecto para nosotros y es hora de volverlo nuestro nidito, que se note que es nuestro, que tenga un poquito de nuestra alma…

Departamento nuevo, comenzar una vida nueva, todo desde cero con esa persona amada. Un hogar, eso es lo que estamos construyendo y aunque los cambios son drásticos y repentinos (algunos insisten en que apresurados), nos han venido bien. Se siente bien disponer de nuestro espacio y utilizarlo como queramos, es rico comenzar a conocer esta ciudad que desde ahora será “nuestra”.

Las cosas que amo: El mar, despertar en las mañanas y ver el mar, es refrescante en verano y en invierno le da un toque especial, dan ganas de abrazarse y enrollarse en una sola bufanda (aunque la verdad es que no hace mucho frio).

Lo que no me gusta mucho: Que me robaron apenas llegué y mi celular pasó a manos de quien sabe quien y quien sabe qué cosas le han hecho al pobre, quizás y hasta lo han obligado a tocar música sin audífonos por la calle. Sad.

Lo que extraño: los cachureos que se me quedaron en casa de mis padres y que mi mamá en un arranque de aseo podría eliminar, tener patio y hacer ahi mis experimentos desastrozos y lo más terrible, acostumbrarme a que una lechuga puede costar hasta 800 pesos siendo que allá costaban 300.

Como último les quiero regalar un atardecer, visto desde mi cuarto (Díganme que es posible no amar una vista así)

atardecer

Hasta pronto y gracias por leer 🙂

Navegador de artículos